Sin categoría

Vida sexual durante una pandemia

En una época en la que la intimidad física es más arriesgada de lo habitual y el sentimiento de soledad parece estar muy generalizado, ahora más que nunca es importante encontrar una buena salida sexual íntima y creativa. El sexo virtual no es para todo el mundo, pero puede ser una opción para la intimidad cuando el sexo en persona no es seguro.

En un estudio sobre el COVID-19 y el bienestar sexual, los investigadores informaron de que «la abstinencia total y la autogratificación pueden ser las medidas más seguras, pero no siempre es tan fácil en la práctica… Se puede animar a la gente a practicar sexting, teniendo en cuenta las cuestiones de seguridad». Sin embargo, el consentimiento mutuo de las partes es una algo esencial a tener en cuenta».

Hablemos de algunas de las consideraciones en torno al sexo virtual, como los límites, las precauciones de seguridad y cómo sacar el máximo provecho.

DISCUTE LOS LÍMITES ANTES DE PONERTE A TONO

Al igual que con el sexo en persona, es esencial establecer límites, reglas, términos de consentimiento y palabras de seguridad.

En primer lugar, debes evaluar tu propio nivel de comodidad. ¿Hasta qué punto confías en tu(s) compañero(s)? ¿Con qué te sientes cómodo enviando: mensajes de texto, videochat, llamadas telefónicas, fotos, vídeos? ¿Estás dispuesto a arriesgarte a que tus palabras/fotos queden potencialmente expuestas, aunque tomes todas las precauciones? ¿Vale la pena el riesgo/beneficio? Cuando tú y tu(s) pareja(s) hayáis evaluado estas cuestiones por separado, podéis pasar a discutirlas juntos.

Esto puede resultar incómodo, pero si no te sientes lo suficientemente cómodo estableciendo límites con tu pareja, no deberías intimar con ella. Hablar de los límites puede ayudarte a sentirte más cómodo en general.

No se puede compartir ningún contenido con personas ajenas sin el permiso explícito de la(s) pareja(s) participante(s).

Cuándo y cómo quieres iniciar el sexo virtual.

Define qué tipo de contenido (por ejemplo, el medio utilizado, las fantasías a las que se hace referencia) estás dispuesto a compartir y qué estás dispuesto a recibir de tu(s) pareja(s).

POR MUCHO QUE CONFÍES EN TU(S) PAREJA(S), TOMA PRECAUCIONES DE SEGURIDAD

Lo más sensato, para intentar tener el menor riesgo de un abuso de confianza, es practicar sexo virtual con alguien con quien tengas una historia y en quien sepas que confías. Dicho esto, incluso los planes mejor trazados pueden salir mal. Por eso, incluso con tus compañeros de mayor confianza, debes tener en cuenta las precauciones de seguridad. Aquí tienes algunas ideas:

Utilizar una aplicación segura desde el principio es la forma más fácil de proteger tus datos.

Tu mejor opción para enviar fotos es utilizar un servicio encriptado cuando envíes desnudos o cuando hagas videochat como Signal o Telegram. Después de enviar un material sensible, puedes optar por almacenarlo en una aplicación protegida por contraseña como éstas o eliminarlo por completo.

No muestres tu cara en las fotos; puedes difuminarla o recortarla. Ten en cuenta que algunos desenfoques pueden deshacerse con ciertos programas. Además, considera la posibilidad de eliminar o excluir cualquier marca identificable, como marcas de nacimiento o tatuajes. Asegúrate de que no haya nada que te identifique en el fondo, como papeles con tu nombre.

«Codifica tus fotos con un color o filtro diferente para cada pareja sexual a la que se las envíes. De este modo, en caso de que se filtre, sabrás quién lo ha hecho.

A menos que hayas establecido límites para tener en cuenta esto de antemano, no envíes mensajes de texto cuando estés bajo la influencia del alcohol y/u otras drogas, ya que tu juicio se ve afectado en este estado y podrías arrepentirte de algo que hayas dicho o hecho por la mañana.

¡DIVIÉRTETE CON ELLO!

Por supuesto, después de haber hablado de establecer límites y de poner medidas de seguridad, el sexting puede parecer abrumadoramente arriesgado, lo que puede hacerte sentir que no vale la pena. Esa es una decisión personal que debes tomar, pero es posible tener sexo virtual seguro y divertido. Lo mejor del sexo virtual, es que es lo mejor del sexo en pareja y de la masturbación. Consigues la intimidad y la emoción de relacionarte con otra persona sexualmente mientras te satisfaces a ti mismo (si decides hacerlo) masturbándote.

Cómo sacarle el máximo partido a tus sesiones virtuales

Prepara el ambiente. Enciende una vela aromática, o bien consigue un aceite de masaje y prepara una lista de reproducción sexy. También puedes utilizar accesorios como juguetes sexuales, lencería, bombones… todo lo que te haga sentir bien (y sexy).

Si los dos estáis de acuerdo de antemano, sorprended al otro con un sext o una foto coqueta a lo largo del día para crear expectación ante el sexo virtual. Intenta decir cosas como…

Estaba pensando en que me hicieras ______.

¿Quieres escuchar una de mis fantasías?

Pensar en tu (atributo físico) me tiene súper distraído durante el trabajo…

Sé detallado cuando le digas a tu(s) pareja(s) lo que quieres o lo que estás pensando. Cuantos más detalles, mejor. Nadie quiere hacer todo el trabajo en una sesión de sexting unilateral.

Puede que el sexo virtual no sea la solución perfecta para estos tiempos de escasez de contacto, pero sin duda puede aliviar la tensión. ¡Feliz sexting!

Leave a Reply