Sin categoría

¿Qué es un clímax?

El clímax femenino es un fenómeno que ha maravillado a la gente a lo largo de bastante tiempo y existen muchos mitos y misterios en torno a él. Hay quienes piensan que no es preciso y que puede reemplazarse por caricias prolongadas y agradables. No obstante, hoy en día se sabe que esto no es cierto y que es lo realmente necesario para conseguir la plena satisfacción sexual. Las técnicas para lograr el clímax son diferentes, dependerá de ciertas predisposiciones individuales para conseguirlo.

Para ciertas mujeres resulta fácil, mientras que para otras roza el milagro. Existe aun una condición médica llamada «anorgasmia». Consiste en la incapacidad de lograr el clímax. Alrededor del 4% de las mujeres declaran no haber experimentado jamás uno. La anorgasmia puede presentarse de 2 formas: la primera es la anorgasmia primaria, que es una incapacidad innata para sentir el clímax, mientras que la anorgasmia secundaria, en cambio, es el resultado de la repercusión de diferentes factores externos. Puede tratarse de factores psicológicos, que pueden fundamentarse en la repulsión a la pareja, los enfrentamientos en la relación, el estrés (incluso antes del embarazo), la fatiga y asimismo los traumas (que pueden haberse producido en la niñez). El segundo conjunto de factores son los somáticos, como los cambios postparto, la carencia de contractilidad de los músculos de Kegel, la menopausia, las anomalías anatómicas de los órganos reproductores y otros muchos.

La incapacidad de lograr el clímax se asocia con la carencia de satisfacción de la vida sexual, lo que provoca frustración y una menor autoestima. Afortunadamente, la medicina estética moderna ofrece una solución que puede suprimir este inconveniente en muchas mujeres. Se trata de 2 tratamientos básicos que usan técnicas diferentes: O-Shot y G-Shot.

De qué manera llegar al clímax: O-Shot

El O-Shot, o bien el Shot Orgásmico, es una solución ideal para acrecentar la intensidad de las sensaciones sexuales y aumentar la libido, lo que indudablemente tiene un efecto positivo en el incremento y la mejora de las relaciones. Para este tratamiento empleamos el llamado «lifting vampiro», que es un procedimiento que emplea plasma rico en plaquetas y consiste en inyectar este plasma rico en plaquetas en la zona del clítoris y el punto G de la paciente.

Gracias a las substancias que contiene el plasma, estimula la revitalización y el rejuvenecimiento de la zona íntima. Como resultado, aumenta la sensibilidad de los órganos sexuales a los estímulos y, debido al restablecimiento de la función conveniente de las células glandulares, se sostiene una adecuada lubricación vaginal. Como resultado, se suprime la sequedad de la vagina y aumenta la intensidad de las sensaciones. Los clímax son más simples de lograr y su intensidad es considerablemente mayor.

Disparo orgásmico

Hacer el procedimiento del Orgasmic Shot es bastante fácil. Consiste en extraer unos 70 ml de sangre de la paciente. A continuación, los cilindros con sangre se ponen en una máquina que centrifuga la muestra y aísla el plasma rico en plaquetas. Del convocado volumen de sangre se acostumbra a conseguir una media de entre 5-7 ml de plasma rico en plaquetas, que se inyecta en el clítoris y el punto G. El procedimiento completo dura unos 35 minutos. Es totalmente indoloro y no requiere una convalecencia prolongada y prácticamente justo después del procedimiento se puede regresar a las actividades rutinarias.

El procedimiento O-Shot se identifica por un elevado nivel de seguridad. Teniendo presente que el material usado para la obtención de plasma rico en plaquetas es autólogo, es decir, procede de la propia paciente, no hay ningún peligro asociado a la implantación de este material. La implantación de cualquier material extraño puede asociarse a distintas reacciones autoinmunes, alérgicas o bien inflamatorias debido a la presencia de un cuerpo extraño o bien de proteínas extrañas. Con el plasma rico en plaquetas se suprime este peligro.

El único peligro de efectos asociados al procedimiento O-Shot está relacionado con la aparición de síntomas derivados de la propia inyección. Los posibles efectos secundarios pueden ser pequeñas hemorragias o bien irritaciones o, en casos extremos, la destrucción de las articulaciones nerviosas. No obstante, estas situaciones son poco usuales.

De qué manera lograr el clímax – con la ayuda de la medicina estética

Las ventajas del procedimiento O-Shot se asocian a una mejora significativa de la vida sexual. Gracias al rejuvenecimiento y la sensibilización de los órganos sexuales, es posible restituir la humedad vaginal conveniente, lo que suprime las molestias o bien, de forma frecuente, el dolor provocado por el coito, asociado a la sequedad vaginal excesiva. Gracias a la restauración de su estructura y niveles de humedad normales, como la sensibilización auxiliar de los lugares erógenos, los pacientes después del O-Shot sienten un deseo sexual considerablemente más fuerte.

Además de esto, son capaces de lograr el clímax vaginal con más sencillez, y los clímax alcanzados son más habituales y su intensidad mayor. Gracias al incremento de la intensidad de los estímulos sexuales, la satisfacción con la vida sexual mejora significativamente, lo que se traduce de manera directa en un incremento de la confianza en sí, la autoestima y el funcionamiento rutinario.

De qué forma llegar al clímax: G-Shot

La esencia del procedimiento G-Shot es el incremento temporal y la sensibilización del punto G, cuyo objetivo es acrecentar la intensidad de las sensaciones sentidas y la satisfacción sexual al tiempo. Hay múltiples opciones en lo que se refiere a los rellenos usados, no obstante, los más frecuentes son 2. El primero es el tejido graso del propio paciente conseguido a través de lipoescultura, cuyo tratamiento con este relleno emplea la tecnología de la lipomodelación.

El segundo relleno usado es el ácido hialurónico. El procedimiento G-Shot acostumbra a efectuarse con anestesia local, o puede efectuarse con anestesia general de corta duración si es preciso. Consiste en que el médico inyecte la zona del punto G con un relleno conveniente. Esto provoca un incremento de la zona del punto G y un aumento de su sensibilidad a los estímulos. Tras el procedimiento, se aconseja continuar en la clínica para observación a lo largo de unos 30 minutos.

Un efecto secundario del procedimiento puede ser un ligero dolor, que acostumbra a desaparecer de manera espontánea al día después. Es esencial abstenerse de fumar y tomar alcohol a lo largo de unas 3 semanas tras la intervención. Asimismo debes cuidar la higiene conveniente de los lugares íntimos para eludir infecciones. El resultado dura hasta un par de años. El tratamiento G-Shot está desarrollado para todas y cada una de las mujeres sexualmente activas que desean conseguir más satisfacción de su vida erótica.

Leave a Reply