Sin categoría

Las relaciones sexuales: salud

Tener una vida sexual activa manteniendo relaciones, conforme se envejece podría ser bueno para la salud y el ánimo
El sexo es un factor estructurador de las relaciones íntimas. Esto es cierto aun cuando envejecemos: el sexo prosigue siendo esencial para las personas mayores, si bien la actividad sexual tiende a reducir conforme nos hacemos mayores.

Una idea equivocada muy extendida es que las personas mayores pierden el interés por el sexo y dejan de tener un comportamiento «sexualizado». Pero según una encuesta británica efectuada por el University College de la ciudad de Londres, no es de esta forma.

La encuesta descubrió que el 85% de los hombres de entre 60-69 años declararon ser sexualmente activos, de la misma manera que el 60% de los de 70-79 años y el 32% de los de 80 años o bien más. Las mujeres en general, son menos activas sexualmente conforme se hacen mayores, pero ciertos estudios prueban que, de la misma manera que los hombres, muchas mujeres asimismo desean continuar teniendo relaciones íntimas conforme envejecen. Las investigaciones efectuadas en USA muestran niveles afines de actividad sexual en estos conjuntos de edad.

El hecho de que tantas personas prosigan sosteniendo relaciones íntimas conforme avejentan es una buena nueva, puesto que nuestros trabajos recientes sugieren que las personas mayores que tienen menos sexo son más propensas a tener problemas médicos mental y física.

Siempre en el trabajo

Una investigación examinó la vida sexual de 2.577 hombres y 3.595 mujeres de 50 años o bien más. Específicamente, les preguntaron si habían experimentado una bajada en el último año de su deseo sexual, la frecuencia de la actividad o bien la capacidad de lograr una erección (en el caso de los hombres) o bien de sentirse sexualmente excitados (en el caso de las mujeres).

Descubrieron que los hombres que declararon una minoración del deseo sexual eran más propensos a desarrollar cáncer o bien otras enfermedades crónicas que limitan sus actividades al día. Los hombres y las mujeres que declararon una minoración de la frecuencia de las relaciones íntimas asimismo eran más propensos a calificar su salud como menos satisfactoria. Además de esto, los hombres con disfunción eréctil se ven más perjudicados por el cáncer y las enfermedades coronarias.

No obstante, es esencial apuntar que estos cambios en el deseo o bien la función sexual pueden haber sido una consecuencia de estas condiciones, en una etapa en la que todavía no habían sido diagnosticadas. La investigación asimismo descubrió que los adultos mayores aprecian más la vida cuando son sexualmente activos. Por contra, los que experimentan una minoración de la actividad sexual afirman sentirse peor consigo mismos que los que sostienen el deseo, la actividad y la función sexual. Asimismo descubrieron que el desempeño cognitivo de los hombres que prosiguen siendo sexualmente activos en la vetustez es mejor que el de los hombres que ya no tienen relaciones íntimas.

Hormonas del bienestar

No es ningún secreto que el sexo puede ser una fuente de bienestar. Esto es debido a que a lo largo de las relaciones sexuales, el cuerpo genera endorfinas, que producen una sensación de alegría y placer. Las consecuencias van más allá de la mejora del estado anímico, puesto que se sabe que los niveles elevados de endorfinas se asocian a una mayor activación del sistema inmunitario, lo que puede dar sitio a una reducción del peligro de cáncer y enfermedades cardiacas.

Las investigaciones también sugieren que las personas que tienen relaciones íntimas con su pareja tienen más probabilidades de compartir una relación más sólida. Sentirse más cerca de la pareja se ha asociado a una mejor salud mental.
Asimismo es esencial recordar que sostener relaciones íntimas es un ejercicio, de forma frecuente de intensidad moderada. De esta manera, puedes quemar hasta 4 calorías por minuto. Toda actividad física tiene beneficios para la salud, y el sexo no es una excepción. La actividad sexual regular puede reportar beneficios para la salud física y mental.

Cambia de situación

Como es lógico, el sexo no es el único factor que puede prosperar la salud y el bienestar en la vetustez. Pero las pruebas dicen que las personas mayores no están libres de deseo sexual, y que podría merecer la pena resaltar el valor de sostener una vida sexual activa conforme nos hacemos mayores. Esto podría conducir a la mejora de la salud mental (y quizá física).

Por desgracia, los incentivos para explorar nuevas actividades sexuales o bien para probar nuevas situaciones o bien prácticas pocas veces se dirigen a las personas mayores… Además de esto, los médicos frecuentemente prefieren ocultar la cabeza tratándose de estas cuestiones, eludiendo el tema.

Quizá estas discusiones podrían asistir a retar las reglas y esperanzas sobre la actividad sexual. Lo que, como prueba nuestra investigación, podría asistir a las personas a llevar una vida más satisfactoria y saludable, y a vivir más tiempo.

Leave a Reply