En un mundo donde más del 90% de los impactos que recibimos diariamente son visuales, debemos cuidarlos lo máximo posible para facilitar la comprensión de todo el mundo.  A través de la televisión, los carteles publicitarios, películas, series e incluso el 85% de internet, emitimos casi toda la información de un modo muy visual. Cada impacto visual repercute en la comprensión del mensaje y, como consecuencia, en la futura decisión que tomemos o la manera que lo comunicaremos a un tercero. Por esta razón, es de vital importancia dominar el mundo de las imágenes hoy en día en el mundo empresarial. De esta manera, podremos comunicarnos de una manera mucho más efectiva con el resto del equipo y tendremos una toma de decisiones mucho más “sana”.

El cerebro humano tiene una fisiología en la que se guarda un 90% para retener impactos visuales y, el 10% restante, para impactos textuales. Entonces, si queremos calar entre nuestro público debemos impactarlos a través de los ojos. Con el uso de infografías, presentaciones, vídeos e incluso fotos, conseguiremos que entiendan mucho más el mensaje que les queremos transmitir y, lo más importante, tendrá una retención mucho más longeva.

El primer lenguaje de la historia

Datado en la Prehistoria, cuando los primeros homínidos aún no sabían hablar ni escribir, ya eran capaces de pintar figuras en las paredes para poder explicar a los demás sus historias diarias. Un conjunto de diagramas, formas, dibujos y esquemas que, vistos individualmente normalmente no tienen sentido pero al juntarlos cobran vida.

Hoy en día, el lenguaje visual ha evolucionado hasta puntos inimaginables. Estamos en un punto donde se ha demostrado que lo primero que debes hacer para iniciarte en esta vía de comunicación es conocer a tu público objetivo. A partir de allí podrás empezar a decidir qué tipografía usar, los colores que predominen tu impacto e incluso las formas que vas a usar. Un buen uso de tus herramientas puede incrementar hasta un 89% el interés de tu comunicado.

El único lenguaje de comprensión mundial

¿Cuántos hemos viajado a un país donde no nos entendían y gracias a los gestos lo hemos solucionado? Tras el fracaso del Esperanto para unir a todo el mundo bajo un mismo lenguaje, nos queda los gestos y símbolos para poder entendernos con todo el mundo. A esto me refiero que si pones un símbolo de prohibido al lado de un cigarrillo, cualquier persona de cualquier parte del mundo va a entender que en ese lugar no puede fumar. Poniendo los símbolos adecuados, usando las imágenes adecuadas y poniéndolo en el lugar adecuado, podemos conseguir crear un comunicado entendible a nivel mundial.

No todo es tan bonito

  1. Efecto bandwagon → Se produce cuando un individuo realiza una acción o compra algo, porque otra gran mayoría también lo ha hecho. Es un aspecto muy a tener en cuenta para construir un discurso y sentido que “viaje” de forma paralela a esta tendencia.
  2. Disonancia cognitiva → Se da cuando la barrera de nuestro pensamiento más racional (la de los textos en estos casos), nos influye en la toma de una decisión. También se da cuando nos encontramos una incongruencia entre las ideas y los hechos que demuestra una persona. 

Otras barreras que nos podemos encontrar a la hora de comunicarnos visualmente son: la certeza del control de la situación (cuando un individuo asume que tiene el control de la situación cuando no lo tiene) y el efecto dotación (cuando un impacto visual tiene más importancia para una persona, esto puede cambiar el equilibrio del comunicado y que las conclusiones que se tomen sean diferentes).

Leave a Reply